¿Qué son realmente las direcciónes DNS?

¿Nunca te has fijado que cuando los navegadores están cargando un sitio web, debajo pone “Resolviendo dirección”?.

Esto sucede por que la página web que has introducido se está traduciendo al sitio en el que realmente está alojada, es decir, está traduciendo su IP gracias a los servidores DNS.

Pongamos un ejemplo

Si colocas en la barra de direcciones de vuestro navegador http://www.google.es/  os saldrá la web de Google al igual que si ponen http://173.194.34.24/.

Esto es debido a que realmente estás accediendo a la IP no a la dirección web.

Para comprobarlo, si accedes a Google por su IP verás que la web carga en menos tiempo debido a que los seridores DNS no tienen la necesidad de traducir la página.

¿Quién traduce las direcciones web a IP?

Pues de ello se encargan los servidores DNS, es por decirlo así como un intermediario que nos facilita el trabajo de cambiarnos a la dirección IP.

Las direcciones web no son más que un pseudónimo que se usa para que sea más fácil de recordar a los usuarios. No tienen más utilidad que esa.

¿Existen ventajas e inconvenientes?

El principal inconveniente es tener que preguntar al DNS cual es la IP de cada dirección web y que nos envíe la respuesta tarda un tiempo, pero según donde nos encontremos, un servidor DNS nos puede ir más rápido que otro.

Existen soluciones para evitar esto. Hay aplicaciones como por ejemplo Namebench, que nos dice, basándose en nuestra conexión y en el lugar desde el que navegamos, cual es la configuración DNS más adecuada a nuestra red.

Seguir leyendo

¿Nunca te has fijado que cuando los navegadores están cargando un sitio web, debajo pone “Resolviendo dirección”?.

Esto sucede por que la página web que has introducido se está traduciendo al sitio en el que realmente está alojada, es decir, está traduciendo su IP gracias a los servidores DNS.

Pongamos un ejemplo

Si colocas en la barra de direcciones de vuestro navegador http://www.google.es/  os saldrá la web de Google al igual que si ponen http://173.194.34.24/.

Esto es debido a que realmente estás accediendo a la IP no a la dirección web.

Para comprobarlo, si accedes a Google por su IP verás que la web carga en menos tiempo debido a que los seridores DNS no tienen la necesidad de traducir la página.

¿Quién traduce las direcciones web a IP?

Pues de ello se encargan los servidores DNS, es por decirlo así como un intermediario que nos facilita el trabajo de cambiarnos a la dirección IP.

Las direcciones web no son más que un pseudónimo que se usa para que sea más fácil de recordar a los usuarios. No tienen más utilidad que esa.

¿Existen ventajas e inconvenientes?

El principal inconveniente es tener que preguntar al DNS cual es la IP de cada dirección web y que nos envíe la respuesta tarda un tiempo, pero según donde nos encontremos, un servidor DNS nos puede ir más rápido que otro.

Existen soluciones para evitar esto. Hay aplicaciones como por ejemplo Namebench, que nos dice, basándose en nuestra conexión y en el lugar desde el que navegamos, cual es la configuración DNS más adecuada a nuestra red.

No hay comentarios